Información

Riesgos de los fertilizantes orgánicos

Riesgos de los fertilizantes orgánicos

Los fertilizantes orgánicos como el estiércol, la harina de huesos, la harina de sangre y otros suplementos del suelo de plantas, animales o minerales pueden agregar nutrientes al suelo y fomentar un crecimiento de plantas más fuerte y saludable. Debido a que estas sustancias se encuentran en la naturaleza, muchas personas las consideran más seguras que los fertilizantes químicos. Sin embargo, el uso de cualquier tipo de fertilizante implica riesgos, incluidos los orgánicos.

Daño a las plantas

Demasiado de cualquier tipo de fertilizante puede quemar las plantas, ya sea que ese fertilizante sea químico u orgánico. La Extensión Cooperativa de la Universidad de Utah advierte que muchos fertilizantes orgánicos contienen altos niveles de sales que pueden ser dañinos para las plantas cuando se aplican en exceso.

Un fertilizante mal compostado puede tomar nitrógeno del suelo para usarlo en el proceso de descomposición, privando temporalmente a las plantas de los nutrientes que necesitan. Use solo materiales bien compostados en el jardín.

  • Los fertilizantes orgánicos como el estiércol, la harina de huesos, la harina de sangre y otros suplementos del suelo de plantas, animales o minerales pueden agregar nutrientes al suelo y fomentar un crecimiento de plantas más fuerte y saludable.
  • Un fertilizante mal compostado puede tomar nitrógeno del suelo para usarlo en el proceso de descomposición, privando temporalmente a las plantas de los nutrientes que necesitan.

Toxicidad

Los fertilizantes orgánicos como el estiércol pueden contener bacterias dañinas. Tenga cuidado al manipular cualquier fertilizante. No respire el polvo de la harina de huesos y de sangre, y use guantes para manipular cualquier tipo de fertilizante. Si entra en contacto con el fertilizante, lávese con agua y jabón lo antes posible.

El uso de estiércol sin compostar en los jardines puede provocar la contaminación del jardín con E. coli, una bacteria que puede causar malestar estomacal, enfermedades y, en casos graves, la muerte, según el Servicio de Extensión de Colorado. Siempre composte bien el estiércol para evitar la contaminación. Lave todos los productos antes de comer y lávese las manos después de trabajar en el jardín.

  • Los fertilizantes orgánicos como el estiércol pueden contener bacterias dañinas.
  • Si entra en contacto con el fertilizante, lávese con agua y jabón lo antes posible.

Contaminación

Si se aplica más fertilizante a la tierra del que las plantas pueden usar fácilmente, el exceso de nutrientes puede eliminarse durante las tormentas o el riego de rutina. Esto puede liberar demasiado nitrógeno, fósforo y otros nutrientes en las vías fluviales, lo que resulta en la proliferación de algas, matando a los peces y dañando de otra manera la vía fluvial. Utilice únicamente la cantidad de fertilizante necesaria para satisfacer las necesidades nutricionales de las plantas. Los diques alrededor de los campos cerca de arroyos o cursos de agua pueden ayudar a prevenir la escorrentía durante los períodos de exceso de lluvia.


Ver el vídeo: Proyecto demostrativo - Producción de compost y fertilizantes orgánicos - Empresa Bioterra (Enero 2022).