Colecciones

Mi rosal no crece

Mi rosal no crece

Rose Rose imagen de Jan Wowra, Frankfurt de Fotolia.com

Las rosas son uno de los aspectos más destacados de cualquier jardín de flores tradicional. Sin embargo, dependiendo de su clima local y sus condiciones de cultivo, puede ser una propuesta complicada mantener sus rosas creciendo vigorosamente y produciendo flores atractivas y de olor dulce. Para mejorar la salud de los rosales raquíticos o lentos, asegúrese de satisfacer todas sus necesidades básicas, desde la cantidad correcta de agua hasta las condiciones adecuadas del suelo y la poda adecuada.

Nutrientes

Si sus rosas parecen atrofiadas, es posible que sufran una deficiencia de nutrientes. En algunos casos, proporciona muchos nutrientes al suelo, pero un equilibrio de pH altamente alcalino evita que las raíces absorban los nutrientes necesarios. Las rosas deben tener un suelo ligeramente ácido, de 6 a 6,5, para maximizar su ingesta de nutrientes. Si el pH de su suelo está en el rango correcto, intente agregar fertilizante rico en nitrógeno. La deficiencia de nitrógeno es especialmente común cuando la paja o el aserrín sirven como mantillo. Una deficiencia de nitrógeno hace que el crecimiento sea mediocre, un follaje ligeramente amarillento y una apariencia delgada en general. Mida cuidadosamente su adición de nitrógeno, ya que el exceso de nitrógeno favorecerá el crecimiento foliar a expensas de la producción de flores.

  • Las rosas son uno de los aspectos más destacados de cualquier jardín de flores tradicional.
  • Sin embargo, dependiendo de su clima local y sus condiciones de cultivo, puede ser una propuesta complicada mantener sus rosas creciendo vigorosamente y produciendo flores atractivas y de olor dulce.

Suelo y humedad

La textura del suelo y el nivel de humedad inadecuados son las principales causas del crecimiento deficiente. Las rosas deben recibir al menos 1 pulgada de agua por semana. Para un riego más efectivo, riegue las rosas profundamente, empapando la tierra hasta una profundidad de 12 a 18 pulgadas. Regar la cantidad correcta con la textura de suelo incorrecta puede resultar en plantas sedientas o empapadas. Si el suelo es demasiado arenoso, el gran tamaño de las partículas desafiará la capacidad de las raíces de la rosa para absorber agua. En suelos arcillosos, las raíces se encharcarán.

Ubicación

Plantar su rosal en el lugar equivocado puede impedir gravemente un crecimiento saludable. Las rosas requieren de seis a ocho horas de pleno sol por día, idealmente con la mayoría de estas horas en la mañana. La luz solar directa excesiva por la tarde puede resultar demasiado cálida y amenazar con quemar o blanquear las delicadas hojas y flores de la planta. Si su rosal está demasiado cerca de sus árboles frutales o huerto, es posible que lo haya expuesto a plagas y enfermedades de insectos.

  • La textura del suelo y el nivel de humedad inadecuados son las principales causas de un crecimiento deficiente.
  • Si el suelo es demasiado arenoso, el gran tamaño de las partículas desafiará la capacidad de las raíces de la rosa para absorber agua.

Cuidado y mantenimiento

Las rosas con el riego adecuado, la textura del suelo y la exposición al sol generalmente no deberían fallar; sin embargo, es posible que una rosa muestre un crecimiento lento o atrofiado debido a una poda inadecuada y un mantenimiento general. Cada primavera, antes de que los brotes salgan del letargo, pero una vez que comiencen a hincharse, pode el rosal para cortar el crecimiento viejo. Familiarízate con la práctica de poda recomendada para tu tipo particular de rosal. En general, los rosales prosperan gracias a la eliminación de aproximadamente un tercio del crecimiento viejo.


Ver el vídeo: Poda de Rosales 1 (Octubre 2021).